Blog / Mi experiencia Aventura I:

Me llamo Vanessa y el martes pasado cumplí 28 años. Eran sobre las once de la mañana cuando llamaron al telefonillo de mi casa, era un repartidor. No puedo negar que me entusiasmó el hecho de que preguntara por mí. Me entregó un pequeño paquete y tras firmar la entrega cerré la puerta. Me quedé observandolo durante algunos segundos, no tenía ni idea de que podía contener en su interior. Lo abrí ansiosa de información. Era una pequeña cajita blanca decorada con una cinta rosa con un lazo. Después me fijé en el logotipo “DakotaBox” y la frase “Te regalo la libertad de elegir”. No conocía la empresa así que seguía sin tener información acerca de qué podría ser pero esa frase me encantó y alimentó mis ansias por descubrir qué sería.

Abrí la caja y me encontré con otra, la imagen de una pareja sonriente sobre un kayak en el agua disfrutando de un día radiante me deslumbró. Se me aceleró el corazón aun más, empezaba a imaginarme de que se trataba y la idea me hacía muchísima ilusión.
Justo en ese instante sonó mi móvil, quedé algo decepcionada al ver que tan solo era publidad, así que educadamente me quité de encima a la chica que estaba al otro lado del teléfono lo antes posible. Al colgar encontré un mensaje en mi móvil que aunque había llegado unos minutos antes no había escuchado sonar: supongo que ya has recibido mi regalo, no dudo de que le sacarás el máximo partido. Te regalo la libertad de elegir para que disfrutes la experiencia que quieras, con quien quieras. ¡Feliz cumpleaños!

No pude evitar sonreír. No sabía quién era, así que en busca de más datos abrí la caja, ojeé un libro que encontré en el interior y el cheque regalo que lo acompañaba. Había actividades para realizar en todas las provincias y tan solo debía elegir una, reservar y entregar el cheque para disfrutar con un acompañante de mi regalo.

Además de las rutas en kayak también se encontraban actividades como tiro con arco, patinaje, equitación, minigolf, puenting, snorkeling, windsurf, paseos en catamarán, paddle surf, copiloto en conducción extrema, visitas, rutas turísticas y culturales en bus, paseos y rutas en bici, canoa, karting, piragüismo… algunas ya las había practicado, y muchas otras me llamaban la atención.

También me gustó la idea de practicar windsurf o snorkeling pero en cuanto vi la imagen de un buzo frente a un delfín mis ojos se abrieron, había elegido en una milésima de segundo.

Había varias opciones para esta actividad y además podía practicarla en cualquiera de las provincias de mi comunidad. ¡Era genial! La ilusión por sumergirme en las profundidades, aprender a manejar un equipo de submarinismo y descubrir el mundo marino no era un sentimiento nuevo, y ahora no había excusas, había llegado el momento de disfrutar de esa experiencia. Tras analizar las opciones decidí quedarme con la actividad “Bautismo de buceo” en el centro de Enseñanza Marítima y Actividades Subacuáticas en Calpe. Así que llamé al teléfono de contacto para reservar día y hora.

¿Quién habría sido? ¿A quién iba a elegir como acompañante? Podía haber sido cualquiera de mis amigas, amigos o parientes cercanos ya que todo el que me conoce sabe de mi lado aventurero. Acerca de la persona con la que lo iba a realizar no tenía dudas, una amiga que había estado a mi lado desde que tengo uso de razón, mi querida amiga Sonia.

Desde que me acuerdo ha sido mi compañera de juegos en el recreo, en equipos deportivos o en campamentos y viajes. Hemos compartido alegrías y penas, hemos sido mutuas psicólogas improvisadas ante problemas de pareja durante todos los años de nuestras relaciones sentimentales y un gran apoyo a la hora en que esas relaciones han visto su fin.

Hace unos meses que habíamos estado comentando en grupo actividades que nos gustaría hacer, y también sabía que una de ellas era el submarinismo, por lo que las ganas de realizar una inmersión y aprender a bucear con equipo era un sentimiento compartido entre muchas de nosotras. Estaba segura de que a Sonia le iba a encantar la idea y que iba a disfrutar de esa experiencia tanto como yo. Y no me equivocaba, en cuanto le conté lo que estábamos a punto de experimentar juntas le alegré el día.

En el libro se especificaba la web de Dakotabox y acudí a ella en busca de más información. De la página web pasé al facebook y aqui encontré relatos de gente contando sus experiencias, me pareció una idea estupenda como forma de hacer llegar a esa persona anónima mi gratitud.

Sea quien sea ha conseguido que amanezca entusiasmada y alegre el día de mi 28 cumpleaños. Sin duda ha convertido este cumpleaños en un cumpleaños diferente. Agradezco a Dakotabox esta oportunidad para comunicarle mi emoción y agradecimiento a quien haya sido. Mil gracias por este gran regalo, en pocos días disfrutaré de mi cofre y os contaré qué tal me ha ido en las profundidades.


Compartir Experiencia


Comments are closed.