Blog / Catas, bodegas y degustaciones…

La cultura gastronómica ha aparecido con fuerza en nuestra sociedad durante los últimos años y ha hecho que cada vez más todos nos preocupemos por conocer las características de lo que comemos y bebemos y queramos descubrir productos nuevos de este sector. Fruto de este interés creciente han surgido tendencias que pretenden unir estas inquietudes con el hecho de abrirnos nuevos caminos en el mundo del ocio, como por ejemplo las catas de vino o las estancias gastronómicas.

Realmente las catas de vino en bodegas se han popularizado cada vez más hasta convertirse en una moda dentro de la oferta de las actividades de ocio existentes en el mercado dirigidas a un público adulto, con intereses culturales y ganas de aprender, que quiere descubrir como apreciar excelentes caldos y a la vez conocer el glamour del ambiente vinícola que, pese a ser una tradición en algunas de las zonas agrícolas de nuestro país desde hace siglos, es poco popular entre la mayoría de habitantes de las grandes ciudades.

Otro punto a favor de estas catas de vino (o de cavas, que también reciben el mismo trato) es que no solo están dirigidas a especialistas en el tema: a parte de las que se consideran más o menos ‘profesionales’ se organizan muchas para principiantes que quieren introducirse en este mundo e ir conociendo sus conceptos básicos y paladeando sabores que les son desconocidos.

Además, asistir a una cata de vinos no solo nos da la oportunidad de adentrarnos en el universo especial de la enología. También nos permite disfrutar de una agradable estancia en los maravillosos entornos naturales que caracterizan las zonas vinícolas de nuestro país, como por ejemplo la provincia de Tarragona o La Rioja. Otro factor interesante es que participando de actividades en grupo como ésta podemos conocer gente de fuera de nuestro círculo habitual de amistades que también han decidido apuntarse a la cata.

Y, por último, no nos olvidamos de señalar un plus añadido que la mayoría de de las catas de vino que se organizan presentan a sus participantes: su oferta de gastronomía tradicional de la zona y la degustación de quesos que habitualmente acompaña las sesiones. ¡Un lujo para los amantes del buen beber y el buen comer!

Realmente una escapada a una bodega para introducirse en la cultura del vino o para ampliar conocimientos sobre los excelentes caldos españoles puede convertirse en un gran fin de semana para muchas personas. ¿Por qué no te planteas regalar una experiencia como ésta a tus amigos o familiares por su cumpleaños? Se convertirá en un recuerdo realmente imborrable para ellos, mucho mejor que cualquier objeto material que puedas imaginar.

Si piensas que una cata de vinos puede ser el regalo perfecto para alguien a quien quieres debes saber que no necesitas organizarlo todo (estancia, reservas, fechas…) tu solo. En el mercado puedes encontrar cofres de experiencias de Dakota Box centrados en el ámbito de la gastronomía y los vinos en los que se incluyen diversas salidas para que el receptor del obsequio escoja la que prefiera, incluyendo la posibilidad de vivir esta experiencia en pareja. ¿Qué mejor manera de celebrar un cumpleaños que una cena romántica para 2 después de una relajada e interesante cata de vinos?

Y no olvides la gran ventaja de estas cajas de experiencias: regalar una Dakota Box significa regalar la posibilidad de elegir como disfrutar de una experiencia como la cata de vinos en nuestro tiempo libre: cómo, cuando y con quien queramos.


Compartir Experiencia


2 comments to “Catas, bodegas y degustaciones…”

  1. 31 Agosto, 2011
    17:39

     
    madrileña

    ¿A qué bodegas se puede ir cerca de Madrid? Quiero aprender a hacer catas y me gustaría un sitio no muy lejos