Blog / De la oficina al mar: Barcelona-Cantabria

La región cántabra de Ribamontán al mar nos invitó el pasado 10 de junio a un famtrip a diferentes empresas del sector de los cofres regalo. Un viaje donde pudimos desconectar de la rutina habitual y disfrutar de un primer contacto con el surf. Deporte que impulsa la localidad, con una oferta de siete escuelas de surf y deportes acuáticos como el kayak o stand up paddle.
24 horas non stop nos estaban esperando al aterrizar en el aeropuerto de Santander.
La bienvenida no fue otra que la invitación a nuestra primera clase de surf en las frías aguas del cantábrico. Ya estábamos listos para aprender los secretos del mar, la influencia de las corrientes y romper con los mitos que envuelven el mundo del surfing. Muchos de nosotros despertamos nuevos músculos doloridos tras la primera hora peleando con las olas.

Después de la actividad física nos esperaba una suculenta cena en el restaurante Melly de la población de Somo. Donde Juan Angulo nos conquisto con un menú, con el producto más fresco del cantábrico y sus aventuras gastronómicas como su pintxo de agua que nos dejo ojopláticos a todos los presentes. Una cena que desencadeno en una fiesta improvisada en un bar al más puro estilo australiano donde La vida es Bella, PlanB!, WonderBox, SmartBox, Aladinia y DakotaBox intercambiaron impresiones y pudieron poner cara y ojos a los profesionales del sector. Todos coincidíamos que iniciativas como estas deberían repetirse más a menudo.

Al la mañana siguiente nos esperaba otra excitante clase de surf de la mano de la escuela de surf de la Curva. La mar estaba calmada por lo que optamos por aproximarnos a la isla de Santa Marina donde descubrimos un rincón donde perderse y disfrutar de sus vistas infinitas.
Tanto deporte nos había abierto el apetito, otra deliciosa comida nos esperaba en Latas Surf House antes de partir de nuevo a Barcelona. Pero no quisimos marcharnos sin visitar una de las playas más bonitas de nuestras costas, la playa de Langre.

Ya estábamos a punto de embarcar a nuestro avión camino de casa cuando nos informaron que éramos los únicos pasajeros del vuelo. No podía acabar mejor nuestra escapada que con un jet privado para los invitados, las cervezas corrieron a cargo de la compañía aérea y las vistas desde la cabina del piloto eran inmejorables.

Gracias a todos por descubrirnos una región rica pos sus gentes y sus rincones.


Compartir Experiencia


1 comment to “De la oficina al mar: Barcelona-Cantabria”

  1. 11 Noviembre, 2011
    13:04

     
    trading signal

    Estoy muy agradecido por cada uno de los informativos leer aquí. Yo, ciertamente, se extenderá la frase acerca de su sitio con la gente. Saludos.